Diabetes gestacional

El organismo obtiene, con los alimentos ingeridos, la glucosa necesaria como fuente de energía. La insulina es una hormona que ayuda a la glucosa a penetrar en las células del organismo, donde se utilizará a modo de combustible. La diabetes es una enfermedad crónica que se produce porque el organismo fabrica poca insulina o ésta no actúa de forma adecuada. Como consecuencia, hay un aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia).

Si no se controla adecuadamente, a largo plazo, la presencia continua de glucosa alta en la sangre puede provocar alteraciones en la función de diversos órganos, especialmente los ojos, los riñones, los nervios, el corazón y los vasos sanguíneos.

Valores normales

Los valores normales son entre 70 y 105 mg/dl. En los niños pequeños se aceptan valores de 40 a 100 mg/dl.

  • Hipoglucemia: valores menores de 40-50 mg/dl.
  • Hiperglucemia: valores mayores de 128 mg/dl.

Diabetes gestacional

Es la diabetes que aparece durante el embarazo porque el cuerpo de la madre no es capaz de producir una cantidad suficiente de insulina.

La concentración elevada de azúcar en la sangre de la madre pasa al bebé en desarrollo a través de la placenta, lo que puede provocar problemas de salud.

Normalmente, la diabetes gestacional comienza en la segunda mitad del embarazo y desaparece después del parto, lo que la diferencia de las formas más comunes de diabetes, que cuando aparecen, son permanentes. No obstante, hasta el 30% de las mujeres embarazadas que la han sufrido pueden llegar a ser diabéticas en el futuro.

Factores de riesgo

Aunque no existe ninguna razón contundente que explique la aparición de la diabetes gestacional, el riesgo de las mujeres aumenta cuando:

  • Tienen antecedentes familiares de diabetes de tipo II (que aparece en la edad adulta)
  • Tienen más de 35 años
  • Son obesas
  • Han dado a luz previamente a un bebé grande o con alguna anomalía
  • Han tenido un parto con un bebé muerto
  • Aparece glucosa en su orina (glucosuria)

Detección de la Diabetes Gestacional:

Si la glucemia basal es >125 mg/dl en dos ocasiones o si presenta una glucemia al azar >200 mg/dl y síntomas típicos de diabetes, la paciente será diagnosticada de Diabetes Gestacional.

El test de O`Sullivan consiste en la determinación de la glucemia plasmática una hora después de la administración de 50gr de glucosa por vía oral; a cualquier hora del día e independientemente de la ingesta o no de alimentos previa. Tampoco es necesaria una dieta especial en los días anteriores a la prueba. Esta prueba se raliza sistemáticamente a todas las mujeres embarazadas.

Si el valor de la glucemia plasmática al cabo de una hora es igual o superior a 140 mg/dl, se considera el test de O`Sullivan positivo y se deberá realizar una sobrecarga oral a la glucosa (SOG) para confirmar el diagnóstico de diabetes gestacional. La sensibilidad del test de O`Sullivan es del 80%.

En todos los demás casos será preciso realizar una sobrecarga oral de glucosa, que consiste en la administración de 75 ó 100 gr. de glucosa a la embarazada (dependiendo de los criterios a utilizar), midiendo los niveles de glucosa en sangre al inicio y posteriormente cada hora. Es necesario realizarla por la mañana, en ayuno de aproximadamente 10-12 horas, con una dieta que contenga una cantidad igual o superior a 150 gr/día de hidratos de carbono los tres días previos a la prueba y habiendo desarrollado una actividad física normal. Durante la prueba, es necesario mantenerse en reposo, sentada y abstenerse de fumar.

Los efectos de la diabetes gestacional

  • Efectos sobre el feto durante el embarazo

Un alto nivel de azúcar en la sangre puede hacer que el bebé crezca más, lo que dificulta el parto y puede causar lesiones tanto a la madre como al bebé. En muchos casos, es necesario realizar una cesárea.

  • Efectos para la madre.

La diabetes gestacional no supone ninguna amenaza inmediata para la salud de la madre, si es debidamente controlada. Casi todas las mujeres con diabetes gestacional que mantienen los niveles de azúcar en sangre dentro de los límites normales dan a luz sin complicaciones. Sin embargo, en algunas mujeres se detecta un aumento de la presión arterial.

Las mujeres con diabetes gestacional son más propensas a padecer esta afección en los embarazos posteriores, y también corren un mayor riesgo de sufrir diabetes de tipo II en años futuros.

Cuidados antes de la concepción:

  • No están indicados cuidados especiales a menos que se tenga antecedentes de diabetes gestacional. Se intentará mantener una ganancia de peso normal y practicar ejercicio moderado.

Cuidados Prenatales si se tiene Diabetes Gestacional:

  • Se modificará la dieta: eliminando los azúcares concentrados y controlando la ingesta calórica para prevenir un aumento de peso excesivo (> 9 kg.).
  • Se recomienda ejercicio moderado después de las comidas.
  • En función de los niveles de glucosa, el médico valorará si se prescribe o no insulina antes de las comidas.
  • Se controlará el nivel de glucosa plasmática a las dos horas del desayuno, cada semana en las visitas médicas.

Parto

En la mayoría de las mujeres con diabetes gestacional el parto comienza espontáneamente a término y tiene lugar por vía vaginal. Está indicado el parto a término, por lo que debe evitarse la gestación prolongada (>42 semanas).

Cuidados postnatales si se ha tenido Diabetes Gestacional:

  • Pasadas seis semanas después del parto o al finalizar la lactancia se practicará SOG con 75 gr, para reclasificar a la paciente.
  • Si presentan glucemia basal alterada o intolerancia a la glucosa se aconseja repetir anualmente la SOG y se recomendará evitar sobrepeso, realizar ejercicio y dieta equilibrada.
  • Si la sobrecarga y la glucemia basal son normales, se realizarán glucemias basales cada tres años.

En las revisiones posparto de mujeres que padecieron diabetes gestacional también se aconseja la valoración del estado ponderal, presión arterial y perfil lipídico dada la frecuente asociación de la diabetes gestacional con otros componentes del síndrome metabólico.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.