Cómo cuidar los pies durante la diabetes

Mantener un buen control del nivel de azúcar (glucosa) en la sangre y cuidar de sus pies todos los días puede ayudarle a evitar problemas serios en los pies.


El cuidado de los pies es muy importante para las personas con diabetes que tienen:

  • Pérdida de sensibilidad en los pies.
  • Cambios en la forma de los pies.
  • Úlceras o heridas en los pies que no curan. La lesión de los nervios puede causarle pérdida de sensibilidad en los pies.

La lesión de los nervios puede causarle pérdida de sensibilidad en los pies. Tal vez usted no pueda sentir una pequeña piedra dentro de su zapato que le está causando una llaga. Quizás no sienta la ampolla causada por zapatos incómodos. Heridas en los pies tales como éstas pueden provocarle úlceras que terminen en amputación

Mantener un buen control del nivel de azúcar (glucosa) en la sangre y cuidar de sus pies todos los días puede ayudarle a evitar problemas serios en los pies.

Hay mucho que usted puede hacer para prevenir problemas graves en sus pies. Aquí le diremos cómo:

Cuide su diabetes
Tome decisiones saludables sobre su estilo de vida para mantener el nivel de azúcar en sangre cerca a lo normal. Manteniendo su nivel de azúcar controlado puede prevenir el desarrollo de problemas de los pies, enfermedades de la vista y riñón relacionados con la diabetes.

Trabaje con su médico para crear un plan de control de la diabetes que se adapte a su estilo de vida.

Él le ayudará a:

  • Saber cómo y cuándo medir el nivel de azúcar en sangre.
  • Tomar medicamentos.
  • Ingerir todos los días comidas regulares que contengan una variedad de alimentos saludables, bajos en grasa y ricos en fibras, incluyendo frutas y vegetales.
  • Aumentar su nivel de actividad física diaria.
  • Seguir su plan de cuidado de los pies.
  • Mantener sus citas médicas para los exámenes de la vista, riñones y pies al menos una vez al año.

Examine sus pies todos los días

Usted puede tener graves problemas en los pies sin que sienta dolor. Examine sus pies para ver si tiene cortes, ampollas, llagas, manchas rojas, hinchazón, o uñas infectadas. Tómese tiempo todos los días para revisar sus pies (por las noches es mejor). Haga del examen de los pies una parte de su rutina diaria.

Si tiene dificultades agachándose para poder ver sus pies, un espejo irrompible le puede ayudar a verse los pies. También le puede pedir ayuda a un miembro de su familia o a su médico.

Asegúrese de consultar a su médico inmediatamente si un corte, llaga, ampolla o moratón en un pie no comienza a curar al cabo de un día.

La importancia de examinarse los pies.


Lávese los pies todos los días

Lávese los pies en agua tibia, no caliente. No remoje o deje sus pies en agua por mucho tiempo ya que esto le puede resecar la piel.

Antes de bañarse o ducharse, asegúrese de que el agua no esté muy caliente. Usted puede usar un termómetro (de 32°C a 35°C es lo ideal) o usar los codos para medir la temperatura del agua.

Séquese bien los pies. Asegúrese de secarse entre los dedos. Use talco para mantener seca la piel entre los dedos.

Mantenga su piel suave

Aplíquese un poco de crema para la piel en la parte superior y la planta de los pies.

No se aplique crema para la piel entre los dedos de los pies ya que esto le puede causar una infección.

Alise y suavice sus callos con delicadeza

Después de bañarse o ducharse, use piedra pómez para suavizarse los callos. La piedra pómez es un tipo de piedra usada para suavizar la piel. Úsela con delicadeza, frotando suavemente en una sola dirección, para evitar cortar la piel.

No corte los callos. No use navajas de afeitar ni ungüentos o líquidos para eliminar los callos - estos pueden dañar la piel.

Si usted tiene dificultades con los callos, consulte a su médico o podólogo.

Frote los callos suavemente con una piedra pómez.

Asegúrese de consultar a su médico inmediatamente si un corte, llaga, ampolla o moratón en un pie no comienza a curar al cabo de un día.

Córtese las uñas de los pies cada semana o antes si fuera necesario

Córtese las uñas de los pies con un cortauñas después de lavarse y secarse los pies.

Córtese las uñas de los pies en línea recta y luego suavícelas con una lima de uñas.

No corte las esquinas de las uñas de los pies.

Si usted no ve bien, o si las uñas de los pies están gruesas y amarillas, haga que un podólogo se las recorte.

Use zapatos y calcetines en todo momento

Use zapatos y calcetines en todo momento. No camine descalzo - ni siquiera dentro de su casa - porque fácilmente podría pisar algo y lastimarse los pies.

Use siempre calcetines, medias de algodón o medias de nilón con sus zapatos para evitar ampollas y llagas.

Escoja calcetines de algodón o de lana. Estos ayudan a mantener sus pies secos.

Cada vez que se ponga los zapatos, revíselos por dentro para asegurarse de que el forro interior esté suave y liso y que no haya objetos adentro.

Use zapatos que le queden bien y que protejan sus pies.

Revise la parte interior de sus zapatos antes de ponérselos.

Proteja sus pies del calor y del frío

Use calzado en la playa o sobre superficies calientes.

Póngase crema de protección solar en la parte superior de los pies para prevenir quemaduras del sol.

Mantenga sus pies lejos de radiadores y fogatas.

No se caliente los pies con botellas o bolsas de agua caliente ni con aparatos eléctricos.

Use calcetines durante la noche si se le enfrían los pies. En el invierno las botas forradas son buenas para mantener sus pies calientes.

Examine sus pies a menudo durante las temporadas frías para evitar y prevenir la congelación.

Proteja sus pies al caminar sobre superficies calientes.

Asegúrese de consultar a su médico inmediatamente si un corte, llaga, ampolla o moratón en un pie no comienza a curar al cabo de un día.

Mantenga una buena circulación de la sangre hacia los pies

Eleve sus piernas cuando esté sentado.

Mueva los dedos de los pies durante 5 minutos, 2 ó 3 veces al día. Mueva sus tobillos hacia arriba y hacia abajo, y de lado a lado para mejorar la circulación de la sangre en piernas y pies.

No cruce las piernas durante mucho tiempo.

No use calcetines ni medias apretadas, elásticos o ligas alrededor de sus piernas.

No fume. Fumar reduce la circulación de la sangre a sus pies. Pídale a su médico o enfermera ayuda para dejar de fumar.

Si usted tiene la tensión alta o el colesterol alto, consulte con su médico para reducirlo.

Sea más activo

Dígale a su médico que planifique un programa de actividad física adecuado para usted.

Caminar, bailar, nadar y andar en bicicleta son buenos tipos de actividad física que no son perjudiciales para los pies.

Evite actividades que sean malas para los pies tales como correr y brincar.

Haga siempre períodos de calentamiento antes de hacer cualquier actividad física y de relajación después de haberla hecho.

Use zapatos deportivos que le queden bien y que ofrezcan un buen apoyo.

Caminar deprisa es una buena forma de actividad física.

Asegúrese de consultar a su médico inmediatamente si un corte, llaga, ampolla o moratón en un pie no comienza a curar al cabo de un día.

Consulte a su médico diversos aspectos

  • Explore la sensibilidad y el pulso en sus pies por lo menos una vez al año.
  • Le diga si usted tiene probabilidad de tener problemas graves en los pies. Si usted tiene estos problemas, deben ser examinados los pies cada vez que vaya a la consulta.
  • Le enseñe como cuidar sus pies.
  • Le refiera a un podólogo si es necesario.
  • Decida si le ayudaría a mantener sus pies saludables calzar zapatos especiales.
  • Le explore la sensibilidad en los pies.


Empiece ahora mismo

Comience hoy mismo el cuidado de sus pies.

Tómese tiempo cada día para examinar los pies.

Anote la fecha de su próxima cita médica.

Imprima los consejos sobre el cuidado de los pies y ponga la hoja en la pared del cuarto del baño o de su habitación, o sobre la mesilla de noche como recordatorio.

Imprima y complete la lista de "Tareas". Empiece ahora mismo.

Escoja una fecha para comprar las cosas que necesita para el cuidado de sus pies: cortauñas, piedra pómez, lima de uñas, crema para la piel, talco, espejo irrompible, calcetines, zapatos deportivos, y zapatillas (pantuflas).

Y lo más importante, sea constante con el cuidado de sus pies... comience ahora mismo con un regalo especial como un nuevo par de calcetines de algodón. ¡Usted se lo merece!

Asegúrese de consultar a su médico inmediatamente si un corte, llaga, ampolla o moratón en un pie no comienza a curar al cabo de un día.

Sugerencias para un calzado adecuado

El calzado adecuado es muy importante para prevenir problemas graves en los pies. Los zapatos deportivos hechos de lona o cuero son buenos para el uso diario. Estos zapatos dan buen apoyo a los pies y permiten que "respiren."

Nunca use zapatos hechos de vinilo o plástico porque no ajustan bien ni dejan que sus pies "respiren."

Al comprar zapatos, asegúrese de que sean cómodos desde el principio y que tengan suficiente espacio para sus dedos.

No compre zapatos con punta aguda ni de tacón alto. Estos producen demasiada presión en los dedos.

Tareas: haga planes hoy mismo para cuidar sus pies durante toda la vida

Marque cada punto cuando lo haya hecho:

  • Imprimí la hoja de consejos para el cuidado de los pies y la coloqué donde la veo todos los días.
  • Compré un par de cortauñas, una lima de uñas, y una piedra pómez.
  • Compré un par de calcetines suaves hechos de algodón o de lana.
  • Compré un par de zapatos que me resultan cómodos y que cubren mis pies. Regalé los zapatos que no me quedan bien.
  • Coloqué zapatillas (pantuflas) al lado de la cama para usarlas al levantarme.
  • Compré un espejo irrompible para ayudarme a ver las plantas de mis pies.
  • Le pediré ayuda a un pariente o profesional de la salud si no puedo ver mis pies.
  • Iré a mi próxima cita médica.
  • Le preguntaré a mi médico si necesito calzar zapatos especiales.
  • Planificaré un programa de actividad física con mi médico.
  • Dejaré de fumar.

Todos los derechos reservados © Grupo Sanitas 2004/2005

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.