El aparato locomotor

Introducción a la anatomía del aparato locomotor

El hueso es un tejido corporal que cambia constantemente y que desempeña varias funciones. Su característica distintiva es la presencia de una matriz de tejido conectivo sobre el que se depositan cristales de fosfato cálcico. El esqueleto es el conjunto de todos los huesos. El sistema musculosquelético está formado por el esqueleto, los músculos, los tendones, los ligamentos y otros componentes de las articulaciones.

El esqueleto da resistencia y estabilidad al cuerpo y es una estructura de apoyo para que los músculos trabajen y produzcan el movimiento. Los huesos también sirven de escudo para proteger los órganos internos.

Las articulaciones son el punto de unión de uno o más huesos y su configuración determinan el grado y la dirección del posible movimiento.

Los músculos están compuestos por fibras que tienen la propiedad de contraerse. Los músculos esqueléticos, que son los responsables de la postura y del movimiento, están unidos a los huesos mediante tendones y dispuestos en grupos opuestos alrededor de las articulaciones.

Los tendones son cordones resistentes de tejido conectivo que insertan cada extremo del músculo al hueso. Los ligamentos están compuestos de un tejido similar, rodean las articulaciones y conectan los huesos entre sí.

Ejercicio físico y aparato locomotor

Beneficios del ejercicio sobre los huesos y músculos

- Favorece el fortalecimiento de estructuras articulares (huesos, cartílagos, ligamentos, tendones) y mejora la función del sistema músculo esquelético contribuyendo en la calidad de vida y grado de independencia especialmente entre las personas de edad.

- Aumenta la elasticidad muscular y articular.

- Incrementa la fuerza y resistencia de los músculos.

- Previene la aparición de osteoporosis.

- Previene el deterioro muscular producido por los años.

- Facilita los movimientos y el desarrollo de las actividades de la vida diaria.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.