El aparato cardiovascular

Corazón

El corazón es un órgano muscular situado en medio del tórax que posee, tanto en el lado derecho como en el izquierdo, una cavidad superior (aurícula), que recibe la sangre, y una cavidad inferior (ventrículo), que la expulsa.

Para asegurarse de que la sangre fluya en una sola dirección, los ventrículos tienen válvulas.

Las cuatro válvulas del corazón son las siguientes:

1. Válvula bicúspide o mitral: Impide que la sangre retorne del ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda.
2. Válvula tricúspide: Impide que la sangre retorne del ventrículo derecho a la aurícula derecha.
3. Válvula sigmoidea aórtica: Impide que la sangre retorne desde la aorta al ventrículo izquierdo.
4. Válvula semilunar pulmonar: Impide que la sangre retorne del conducto pulmonar al ventrículo derecho.

La función primaria del corazón es bombear la sangre a través de todo el sistema vascular para hacer llegar oxígeno a todo el organismo y, al mismo tiempo, liberarlo de los productos de desecho (anhídrido carbónico). En concreto, esta función supone recoger la sangre del organismo, pobre en oxígeno, y bombearla hacia los pulmones, donde se oxigena y libera el anhídrido carbónico; luego el corazón conduce esta sangre rica en oxígeno hacia todos los tejidos del organismo.

Representación de las partes de un corazón normal

  

   corazón normal


La función cardiaca

Con cada latido, al tiempo que las cavidades del corazón se relajan, se llenan de sangre (período llamado diástole) y cuando se contraen, la expelen (período llamado sístole). Las dos aurículas se relajan y se contraen juntas, al igual que los ventrículos.

La circulación sanguínea en el corazón sucede como sigue. Primero, la sangre pobre en oxígeno y sobrecargada de anhídrido carbónico proveniente de todo el organismo llega a la aurícula derecha a través de las dos venas más grandes (las venas cavas superior e inferior) que confluyen justo antes de llegar al corazón. Cuando la aurícula derecha se llena, impulsa la sangre hacia el ventrículo derecho; cuando éste se llena, la bombea a través de la válvula pulmonar hacia las arterias pulmonares para que llegue a los pulmones. En éstos, la sangre fluye a través de pequeños capilares que rodean los sacos de aire, absorbiendo oxígeno y liberando anhídrido carbónico, que luego se exhala. La sangre ya rica en oxígeno circula por las venas pulmonares hasta la aurícula izquierda.

corazón


Vasos sanguíneos

El resto del sistema circulatorio (cardiovascular) está compuesto por un sistema ramificado de arterias, arteriolas, capilares, vénulas y venas. Las arterias, fuertes y flexibles, transportan la sangre desde el corazón y soportan la mayor presión arterial. Su elasticidad permite mantener una presión arterial casi constante entre cada latido cardíaco.

Las arterias y arteriolas más pequeñas tienen paredes musculares que ajustan su diámetro con el fin de aumentar o disminuir el flujo de sangre hacia una zona en particular. Los capilares son vasos minúsculos, con paredes extremadamente finas, que actúan como puentes entre las arterias (que llevan la sangre que sale del corazón) y las venas (que la llevan de vuelta hacia él). Por un lado, los capilares permiten que el oxígeno y las sustancias nutritivas pasen desde la sangre hacia los tejidos y, por otro, también dejan que los productos de desecho pasen de los tejidos hacia la sangre.

Los capilares desembocan en las vénulas, que a su vez desembocan en las venas que llegan al corazón. Debido a que las venas tienen paredes muy finas pero son, por lo general, más anchas que las arterias, transportan el mismo volumen de sangre pero con una velocidad menor y con mucha menos presión.

corazón


Ejercicio físico y aparato cardiovascular

La actividad física ayuda al fortalecimiento del corazón, capacitándolo para bombear sangre a todo el cuerpo con menor esfuerzo. Cualquier persona, de cualquier edad puede beneficiarse del ejercicio físico diario.

A no ser que se padezcan enfermedades como insuficiencia respiratoria, angina de pecho o diabetes, se puede empezar a hacer ejercicio en cualquier momento. Y si se producen, se hará sólo de acuerdo a las recomendaciones del médico.
Beneficios del ejercicio sobre el corazón

  • Ayuda a aumentar los niveles relativos de colesterol "bueno" en la sangre.
  • Ayuda a prevenir el estancamiento de la sangre en las venas periféricas y con ello evita la aparición de coágulos de sangre.
  • Ayuda a controlar la presión arterial.
  • Ayuda a mantener un peso saludable.
  • Ayuda a controlar los niveles de glucemia y reduce la incidencia de diabetes mellitus, uno de los principales factores de enfermedad cardiovascular.
  • Reduce la probabilidad de morir en caso de padecer un primer ataque cardíaco y ayuda a recuperarse si se ha padecido. 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.