Cáncer de tiroides

Cada año se diagnostican en España aproximadamente 1.700 nuevos casos de cáncer de tiroides, lo que representa el 1% del total de tumores. Entre el 5 y el 10% de los nódulos que aparecen en la glándula tiroides tienen un diagnóstico de cáncer, mientras que el 90-95% restantes son benignos. Los más comunes son los carcinomas papilar (80-85% de los diagnóstico de cáncer tiroideo) y folicular (5-10%), a los que hay que añadir los carcinomas medulary anaplásico, así como el linfoma tiroideo.

Causas del cáncer de tiroides

Las causas del cáncer de tiroides son muy diversas:
  

  • Una dieta baja en yodo.
  • Antecedentes familiares de bocio (agrandamiento de la glándula tiroides).
  • La radiación dirigida a cabeza y cuello durante la infancia.
  • Sexo: es más frecuente en mujeres que en hombres (en una proporción de 2 a 1).
  • Edad. Tener más de 70 años o menos de 20.
  • Herencia genética.

Síntomas del cáncer de tiroides

Este tipo de tumor no suele causar síntomas hasta que no está muy avanzado. Además, estos síntomas pueden deberse a otras patologías, por lo que será necesario realizar un diagnóstico diferencial:

  • Aparición de un abultamiento en el cuello.
  • Dificultad para respirar y tragar.
  • Ronquera.
      

Tratamiento del cáncer de tiroides

El tratamiento del cáncer de tiroides depende del tipo y el grado de desarrollo, aplicando uno o varios de las siguientes opciones:
  

  • Cirugía: extirpación de parte o la totalidad de la glándula tiroides y de los ganglios linfáticos del cuello que estén afectados.
  • Radioterapia: en los tumores de tipo folicular y papilar la radioterapia se realiza con yodo radiactivo, que se administra por vía oral y que requiere el total aislamiento del paciente durante unos días.
  • Quimioterapia: además de los citostáticos aprobados para el tratamiento de este tipo de cáncer, en la actualidad se dispone de un medicamento específico (inhibidor de la tirosina cinasa) que actúa frenando el crecimiento del tumor.
  • Terapia hormonal tiroidea: tiene una doble vertiente. Por un lado reemplazar la función perdida de la glándula tiroides, administrando hormona tiroidea. Por otro, el tratamiento con medicamentos que impidan que el organismo elabore la hormona estimulante de tiroides o tirotropina (TSH) se utiliza esencialmente para evitar que el cáncer de tiroides se reactive.
cáncer de tiroides

Cáncer tiroideo familiar

Una pequeña proporción de los cánceres de tiroides -carcinoma medular de tiroides familiar y carcinoma papilar familiar- son hereditarios y están definidos por la transmisión de padres a hijos de una alteración genética concreta (RET y MET, respectivamente). Ser portador del gen RET determina que casi con total seguridad (98-100%) se desarrollará un carcinoma medular de tiroides familiar, un tipo de tumor que metastatiza fácilmente y, de hecho, se suele diagnosticarse tardíamente, cuando ya han aparecido metástasis. Por otra parte, si la mutación de la que se es portador es el MET, entonces se corre el riesgo de sufrir un carcinoma papilar familiar.

Cuando un paciente con cáncer de tiroides es portador de una de estas dos mutaciones genéticas, debe estudiarse a todos los miembros de la familia para identificar aquéllos que están en riesgo de desarrollarlo y someterles a un seguimiento muy estrecho para adoptar las medidas preventivas necesarias que impidan que desarrollen el tumor. Si la mutación es de muy alto riesgo, debe procederse a la extirpación de la glándula tiroides (tiroidectomía) antes de los cinco años de edad.

Cuando las mutaciones identificadas son de riesgo alto o moderado se ha de realizar antes de que cumpla los diez años, y antes de los veinte si son de riesgo moderado-bajo. Esta intervención quirúrgica genera en el paciente un hipotiroidismo, por lo que, aunque puede llevar una vida perfectamente normal, debe someterse a una terapia sustitutiva durante el resto de su vida.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados