El sellado de las varices permite que el 80% de los pacientes regrese a su vida en 24 horas sin ingreso y sin pasar por el quirófano

Este nuevo abordaje, que se basa en la aplicación de un adhesivo para sellar la vena enferma, ha sido testado en 85 varices de 70 pacientes en los hospitales universitarios Sanitas La Moraleja y La Zarzuela. Los pacientes han sido monitorizados durante 18 meses durante los cuales no se ha registrado ninguna complicación grave. Solo el 10% de los pacientes ha requerido la aplicación de microespuma esclerosante.

El Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular de los hospitales universitarios Sanitas La Moraleja y La Zarzuela ha puesto en marcha con éxito una nueva técnica para eliminar las varices sin necesidades de pasar por el quirófano. Este nuevo abordaje, que permite a los pacientes regresar a sus vidas 24 horas después del tratamiento, ha sido probado en 85 extremidades de 70 pacientes distintos en ambos hospitales madrileños.

La técnica consiste en el sellado de las venas enfermas con un adhesivo, provocando que la sangre se desvíe hacia venas sanas del sistema venoso profundo. “Su principal ventaja es que nos permite acometer el tratamiento de las varices fuera del quirófano y hacerlo con un éxito muy importante en régimen ambulatorio, lo que facilita que los pacientes se reintegren a sus vidas habituales en solo 24 horas”, ha explicado el Dr. Juan Fontcuberta, jefe del Servicio de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular de los hospitales de Sanitas en Madrid, que forman parte de un estudio internacional impulsado por Medtronic, compañía creadora del material de sellado VenaSeal, y en el que también participa el Hospital Universitario San Cecilio, de Granada.

A juicio del experto, este sistema mejora los resultados del abordaje láser o por radiofrecuencia, sobre todo en el reducido impacto que tiene sobre la vida de los pacientes. “Hemos registrado una reducción muy significativa en las molestias posteriores y los días de recuperación de los pacientes, al tiempo que nos han referido un aumento en su satisfacción”, resume el especialista, cuyo equipo ha monitorizado durante 18 meses a los 70 pacientes tratados. Los resultados son muy positivos: “Solo hemos registrado un caso de flebitis superficial, 2 eritemas locales de la piel y ninguna trombosis venosa profunda ni neuritis. A los 12 meses de seguimiento el 90,8% de las venas safenas estaban completamente cerradas y solo en un 10% de los pacientes fue necesario aplicar microespuma esclerosante porque las varices persistían. En definitiva, el 79,8% de las personas tratadas se ha podido reincorporar a su trabajo y a su ritmo normal de vida 24 horas después del tratamiento”, ha explicado la Dra. Sandra Vicente, especialista del equipo del Dr. Fontcuberta.

Tanto la Dra. Vicente como el Dr. Fontcuberta han acudido al XIII Simposio Internacional sobre Terapéutica Endovascular para presentar los resultados de este nuevo abordaje no quirúrgico. “El empleo de esta técnica evita la posibilidad de lesiones térmicas en nervios situados en la proximidad de la vena tratada, ya que el adhesivo no transmite calor a las estructuras cercanas, como sí sucede con las técnicas endoláser o radiofrecuencia. Además, no es necesario llevar medias de compresión tras el tratamiento, lo que facilita la posibilidad de realizar los tratamientos durante todo el año, incluyendo el verano”.

Las habituales manchas, hematomas y cicatrices presentes en abordajes convencionales de las varices se reducen de manera drástica con la aplicación del sellado, ya que no se produce daño o rotura de la pared de la vena. El hecho de que solo se necesite una punción, con un único punto de anestesia local permite que el procedimiento se realice sin ingreso hospitalario y de manera totalmente ambulatoria.