expertos en demencia sanitas mayores

Te explicamos las tres fases de la demencia

Es importante conocer el proceso completo, desde que se hace el diagnóstico de la demencia hasta que se toma la decisión de elegir una asistencia las 24 horas del día. En el siguiente video tratamos los aspectos más importantes relacionados con este proceso.

El avance de la demencia en tres fases

Las tres fases de la demencia se manifiestan con el agravamiento de la enfermedad. Con el paso del tiempo, se ven comprometidas funciones cognitivas como la memoria, el comportamiento, las habilidades del lenguaje, la capacidad de comprensión y la coordinación de los movimientos corporales. Todas estas alteraciones influyen en la realización de las actividades diarias del paciente.

1. Fase incial

En la primera de las fases de la demencia, el deterioro cognitivo empieza a manifestarse de diferentes formas. Sin embargo, el paciente es capaz de desarrollar su actividad profesional sin demasiados problemas.

  • Memoria: dificultades para realizar cuentas sencillas, para seguir una conversación, para recordar citas, conversaciones recientes o para recordar el nombre de personas u objetos conocidos.
  • Comportamiento: hay cambios bruscos de humor, sobre todo cuando el paciente se da cuenta de que no controla lo que le rodea. También se aprecia una tendencia al aislamiento, se reducen las salidas y los encuentros con amigos.
  • Lenguaje y comprensión: razona y se comunica sin problemas, pero comienza a hablar con frases más cortas porque tiene dificultades para encontrar las palabras necesarias. También puede mezclar conceptos entre los que no existe relación.
  • Coordinación: en este estadio de la demencia todavía no se evidencian problemas de coordinación gestual o de movimientos.

2. Fase moderada

En la segunda etapa de la demencia el paciente comienza a perder autonomía. Manifiesta claros problemas de orientación espacio-temporal, siendo común que se pierda en trayectos habituales.

  • Memoria: se deteriora de forma progresiva. El paciente no asimila los nuevos acontecimientos y le falla la memoria reciente. Los recuerdos de hechos lejanos se mantienen pero se alteran las fechas.
  • Comportamiento: continúan los arranques agresivos, sobre todo al hacerse evidente su dependencia. Manifiesta un cansancio constante, tiene comportamientos y miedos injustificados, camina de un lado a otro, se levanta por la noche, etc.
  • Lenguaje y comprensión: comienza a perder mucho vocabulario y la comunicación se hace más difícil. Suele repetir las mismas palabras y no acaba las frases.
  • Coordinación: fallan los movimientos instintivos, se mueve con lentitud y pierde el equilibro con facilidad. Los gestos básicos se ven afectados: necesita ayuda para abrocharse los botones, sostener los cubiertos o ir al baño. También pueden aparecer temblores y convulsiones.

3. Fase severa

En la última de las fases de la demencia el paciente ya es totalmente dependiente y pasa mucho tiempo en reposo. Es el momento en que suele producirse la muerte, generalmente a causa de una infección respiratoria o de cualquier otra enfermedad.

  • Memoria: pérdida completa de la memoria reciente y pasada. La persona es incapaz de reconocer a sus allegados, aunque percibe las emociones de las personas que se ocupan de ella.
  • Comportamiento: reacciona de manera incoherente a los estímulos externos y no comprende lo que se le dice.
  • Lenguaje y comprensión: se expresa con balbuceos y repite palabras sin que tengan sentido propio.
  • Coordinación: pierde el control total de su cuerpo. Manifiesta incontinencia urinaria y fecal, no sabe levantarse, sentarse, andar o tragar los alimentos.