¿Qué es un laboratorio dental?

Aunque una persona que necesite un tratamiento con prótesis dentales siempre visite una clínica odontológica, parte del trabajo necesario para darle servicio no se realiza allí. Un laboratorio dental es el lugar donde se fabrican los puentes, fundas, coronas, carillas… necesarios para los tratamientos de Odontología restauradora.

Este campo de la Odontología ayuda a recuperar la apariencia y la funcionalidad de uno o más dientes perdidos (implantes o prótesis) y restaurar las coronas dentales que han sido dañadas o que requieran un tratamiento estético (fundas y carillas).

Los laboratorios protésicos dentales, generalmente, son establecimientos y negocios aparte de las clínicas dentales y reciben pedidos de muchas clínicas odontológicas diferentes, que contratan sus servicios para la fabricación de las prótesis que necesiten los pacientes de sus odontólogos.

A pesar de que los trabajadores de los laboratorios protésicos dentales no tienen contacto directo con los pacientes en clínica, las mediciones y especificaciones del odontólogo son más que suficientes para que en el laboratorio confeccionen las prótesis 100% personalizadas, y en muchos, buena parte de los flujos de trabajo están plenamente digitalizados.

Con todo, no es raro que una misma prótesis “viaje” varias veces entre la clínica y el laboratorio hasta que se consiguen con toda precisión los resultados deseados por el paciente y su dentista. El odontólogo dará los últimos ajustes a la prótesis en la clínica, para que quede exactamente como su paciente desee.

laboratorio dental, laboratorio protésico dental

¿Los protésicos dentales son dentistas?

En los laboratorios trabajan los protésicos dentales, que confeccionan estas fundas, coronas, prótesis completas… a partir de la información y las especificaciones que les suministra un odontólogo, que es quien atiende al paciente en su gabinete dental.

A pesar de que los protésicos deben tener sólidos conocimientos sobre la anatomía de la boca, los protésicos dentales no son odontólogos. Para poder ejercer como tal, un protésico dental debe estar en posesión de un título de Formación Profesional de Grado Superior y no es un dentista.

A pesar de ello, hay dentistas que cuentan, además de con su título de Odontología o de (Medicina especializada en Estomatología) también con el de protésico dental. Estos odontólogos-protésicos, normalmente confeccionan sus propias prótesis en sus propios laboratorios, aunque la creciente tendencia hacia la especialización en el sector hace que estos dentistas-protésicos sean cada vez menos frecuentes.

¿Y qué son los "mecánicos-dentales"?

Algunos protésicos, aprovechando la guerra de precios en el sector, han empezado a atender a los pacientes en sus propios laboratorios, haciéndose llamar “mecánicos dentistas” o “mecánicos dentales”. Estas prácticas, como han denunciado numerosos colegios profesionales, son abiertamente ilegales: en nuestro país, ningún protésico dental está autorizado a tratar la boca de un paciente, en base a la Ley 10/98, por motivos de seguridad clínica e intrusismo profesional.

Los laboratorios que traten directamente  a los pacientes se exponen a recibir multas por parte de los tribunales competentes, como ha recogido la prensa en numerosas ocasiones en los últimos años.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados