Todo lo que necesitas saber sobre los implantes dentales

Los implantes dentales son una solución segura y duradera ante la pérdida de uno o varios dientes. En la actualidad los implantes están fabricados en titanio puro y actúan como sustituto de la raíz del diente. Una vez que los implantes se integran con el hueso, darán soporte a las nuevas prótesis o coronas unidas a ellos, dando el aspecto de un diente natural.

¿Por qué debemos realizarnos un implante?  

  • Estética: son la solución más estética para reemplazar la pérdida de dientes. Mejorará tu apariencia y tendrás un aspecto más rejuvenecido, ya que la ausencia de piezas dentales origina pérdida ósea, con el consiguiente envejecimiento facial.  
  • Seguridad: los tratamientos con implantes tienen unas tasas de éxito más elevadas que cualquier otra técnica de restauración dental. Se trata de un tratamiento muy conservador, ya que mantiene intactos el resto de los dientes de la boca. Además, los implantes facilitan la correcta adaptación de las piezas en boca utilizando para ello un material altamente biocompatible, el titanio puro.  
  • Calidad de vida: incorporan una estabilidad y sensación idéntica a la de los dientes naturales. Podrás sonreír, comer, hablar sin preocupación, sin condiciones, ni molestias, y contar con mucha seguridad, ya que la prótesis no se mueve.  
  • Salud: la no reposición del diente ausente conlleva unos efectos secundarios como son la inclinación progresiva de los dientes adyacentes y la extrusión del antagonista (diente que se descuelga), lo que complica la posible colocación del implante a futuro, así como la masticación e higiene

¿Cómo se colocan los implantes dentales?

El tratamiento de implantes consta de las siguientes fases:

  • Colocación del implante: tras la consulta y pruebas diagnósticas del implantólogo o cirujano maxilofacial, se colocarán los implantes en el maxilar o la mandíbula en su posición, con anestesia local. También se colocará una prótesis provisional. El postoperatorio durará unas 24 horas.  
  • Fijación: es importante que el implante se una firmemente al hueso, para poder soportar la prótesis y hacer frente a los requerimientos funcionales y estéticos necesarios, como si fuese un diente natural. Por este motivo debemos dejar pasar unos meses para la fijación.  
  • Colocación de la prótesis: una vez que el especialista confirme que el implante se ha integrado en el hueso, se colocará la prótesis definitiva (parte externa visible del diente). Esta irá cementada o atornillada al implante.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados