El psicólogo

Visitar a un psicólogo es de gran ayuda no sólo cuando hay problemas, sino también para auto-conocerte, tener una visión más clara de las cosas, aumentar tu autoestima y mejorar tu respuesta ante las vicisitudes.

Para escoger al mejor psicólogo para ti, es importante saber en qué se especializa, pues hay psicólogos especializados en distintas áreas, lo cual ayuda a que una persona con un problema o necesidad en específico pueda recibir una orientación mucho más completa y dedicada.

Dentro de los distintos tipos de psicólogo hay:

  • Psicólogo de pareja: Este psicólogo está especializado en tratar los asuntos que tienen que ver con el noviazgo, el matrimonio, lograr un mejor entendimiento en la pareja, encontrar la mejor manera de terminar las cosas en caso de una separación.
  • Psicólogo infantil: Su área de especialidad son los niños. Es un terapeuta que sabe cómo identificar y tratar las condiciones psicológicas por medio del juego y de otras herramientas especiales para niños, pues debido a su edad, generalmente no pueden expresarse ni recibir la terapia eficazmente sólo con el lenguaje hablado.
  • Psicólogo tanatólogo: Es el psicólogo especializado en dar ayuda emocional tras las pérdidas, por ejemplo tras la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo, un divorcio, etcétera.
  • Sexólogo: Este psicólogo se ha especializado en el aspecto sexual de la conducta humana y es de gran ayuda para que las personas acepten y expresen su sexualidad, para que la pareja se entienda mejor sexualmente, dar tratamiento a actitudes compulsivas, entre otras cosas.

Los psicólogos también suelen tener más de una especialidad, y es importante elegir al psicólogo con la especialidad que más nos pueda ayudar de acuerdo a lo que necesites.

En Sanitas puedes encontrar psicólogos ampliamente capacitados en todas las especialidades, en nuestros Centros Milenium, en nuestros Centros de Bienestar, en consultorios con convenio y en nuestras Residencias para Mayores.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Artículos relacionados

Diccionario de Salud

  • A
  • B