¿Cómo prevenir problemas de próstata?

prevencion-salud
  • Información
Volver
  • 8.7
  • estrella numero 1
  • estrella numero 2
  • estrella numero 3
  • estrella numero 4
  • estrella numero 5
  • ¿Cómo prevenir problemas de próstata?
  • 10 Votos

¿Cómo prevenir problemas de próstata?

Por alguna extraña razón, todos los temas relacionados con la próstata se disimulan con eufemismos, generalmente del tipo problemas con el “desagüe” (dicho con complicidad y siempre entre comillas). Aquí encontrará una guía con algunos de los problemas más corrientes que afectan a la próstata y cómo puede ayudarse a sí mismo.


¿Qué es la próstata y para qué se necesita?

En primer lugar, sólo el varón tiene próstata. Está situada inmediatamente por debajo de la vejiga y habitualmente tiene el tamaño de una nuez. Su tamaño puede variar con el tiempo y en muchos hombres la próstata se va haciendo más grande a medida que se van haciendo mayores, especialmente al pasar de los 40 ó 50 años. Su función no está clara, pero produce aproximadamente el 10% del fluido seminal, la secreción blanquecina que ayuda al esperma a moverse a lo largo de la uretra.

¿Cuáles son los síntomas de los problemas de la próstata?

La próstata puede sufrir diferentes problemas, pero lo más frecuente es que aumente su tamaño, se infecte o sufra un proceso canceroso. Por ello, los tres trastornos principales son:

  • Hiperplasia prostática benigna (HPB)
  • Cáncer de próstata
  • Prostatitis

Los síntomas serán algo diferentes según el proceso de que se trate, pero en la inflamación (HPB) los síntomas suelen ser:

  • Dificultad al comenzar a orinar, además el flujo de la orina sufre disminución en su fuerza.
  • Sensación de no haber vaciado completamente la vejiga.
  • Tener que orinar con frecuencia (con una frecuencia de más de cada dos horas) y el tenerse que levantar varias veces por la noche.
  • Goteo o incontinencia.
  • Urgencia o necesidad de orinar.
  • Incapacidad repentina para orinar.

Los síntomas en la infección, sin embargo, son algo diferentes, ya que si se trata de una infección aguda suele aparecer:

  • Malestar generalizado.
  • Fiebre, generalmente en picos con escalofríos.
  • Dolor al orinar.
  • Como algunas prostatitis ocurren sobre próstatas previamente enfermas, no es infrecuente que aparezcan síntomas de la HPB en los meses o semanas previas.

El cáncer de próstata es algo diferente, ya que puede no dar síntomas y descubrirse al realizar una analítica (PSA) en un reconocimiento de rutina, o bien cursar con los síntomas de la HPB, o solo con la presencia de sangre en la orina.

Hiperplasia prostática benigna
La hiperplasia prostática benigna es con mucho el problema más común que afecta a la próstata. Es el agrandamiento gradual de la próstata. No es un proceso canceroso. Los síntomas comienzan frecuentemente después de los 45 años, de hecho afecta a aproximadamente un tercio de todos los hombres con más de 50 años.

A medida que la próstata se hace más grande ésta aplasta literalmente a la uretra, lo cual puede llegar a causar problemas cuando se vacía la vejiga.

Cáncer de próstata
Solía definirse como la enfermedad del anciano, ya que parecía que sólo afectaba a la población de más edad entre los hombres. Esto es probablemente debido a que el cáncer de próstata se desarrolla lentamente y la mayoría de los hombres vivirán hasta el final de sus días sin saber que tenían cáncer.

Los síntomas del cáncer de próstata pueden ser similares a los de la HPB. Puede suceder que si el cáncer se extiende, cada vez esté más cansado, pierda el apetito y pierda peso. Posiblemente tendrá algunos dolores de espalda y de huesos.

Como la próstata es difícil de encontrar e imposible de visualizar, es muy importante que acuda a su médico de cabecera tan pronto como crea que algo no va bien. El cáncer de próstata se puede diagnosticar con una exploración médica (le harán un tacto rectal, es decir el médico introduce un dedo en el recto para comprobar si hay algún cambio), o bien le harán una ecografía o una biopsia.

Frecuentemente se sospecha que puede existir cáncer de próstata cuando se obtiene un resultado anormal en una prueba de sangre del PSA (antígeno específico de la próstata), en la cual se determinan los niveles de proteínas específicas. La elección de tratamiento para el cáncer de próstata depende en gran medida de hasta qué punto se haya extendido el cáncer.

Si no se ha extendido fuera de la próstata, probablemente valga con un tratamiento quirúrgico, que a su vez puede ser de diferentes tipos; desde cirugía abierta, hasta cirugía laparoscópica, e incluso a través de la uretra. La elección del tipo de técnica dependerá de cada caso concreto.

El tratamiento del cáncer no tiene tampoco porque implicar cirugía radical en todos los casos. Por ejemplo, el cáncer de próstata parece responder bien a los tratamientos hormonales, quizás por la administración de estrógenos, hormonas femeninas, o por el bloqueo de la hormona masculina testosterona utilizando otros fármacos supresores, y en algunos casos se decide el, tratamiento con esta opción.

La radioterapia se utiliza en algunos casos como tratamiento complementario tras la cirugía, pero también puede utilizarse sin la cirugía. Una vez más, la elección de la terapéutica será individual para cada paciente. Puede aplicarse de forma externa, o interna, mediante el implante de semillas radiactivas en la próstata.

En los casos en que el cáncer se haya extendido a otros órganos probablemente se propondrá quimioterapia y tratamiento hormonal. En pacientes muy mayores, con otros problemas médicos serios, puede decidirse no hacer nada y esperar a ver como se desarrolla, ya que en muchos casos este desarrollo es muy lento, acabando falleciendo el paciente de un problema diferente al cáncer de próstata. En otros pacientes de este tipo se puede proponer solo tratamiento hormonal.

Prostatitis
La prostatitis es la inflamación de la próstata, la cual puede estar o no asociada a una infección bacteriana. Como trastorno se conoce relativamente poco sobre el mismo, de hecho a veces se diagnostica erróneamente como enfermedad de transmisión sexual.

Los síntomas pueden recordar a los de la HPB, pero generalmente se acompaña de malestar general, fiebre, dolor al orinar, pudiendo existir otros síntomas como dolor en la parte baja de la espalda, molestias en la zona genital (especialmente dolorosas cuando se está sentado) y una descarga acuosa o sanguinolenta de la uretra. Para diagnosticar este trastorno, su médico solicitará un análisis de orina y de sangre.

Qué se puede hacer
Su médico probablemente le recetará un ciclo de antibióticos que le ayudará a eliminar la infección. El médico también puede recetarle algún calmante.

La cirugía sólo constituye una alternativa si sufre dolor debilitante o si ya no desea tener más hijos.


Traducido y adaptado por www.sanitas.es bajo supervisión de su Dirección Médica.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

Volver
  • Valora este artículo

_Calcular Seguro Salud

Contratación telefónica
901 400 502

tet genéticos

reconocimientos médicos

reconocimiento deportivo avanzado

[www.sanitas.es-WCS_Server_22]