Alergias alimentarias: tópicos y realidades

¿Los alimentos que tomo y he tolerado habitualmente no me pueden dar alergia?

Esto es falso, los alimentos que dan alergia son normalmente alimentos que habitualmente hemos tomado con anterioridad muchas veces, y que no nos habían dado problemas.

En niños es muy frecuente la alergia a la leche o al huevo, y en adultos es muy frecuente la alergia, entre otros alimentos, a pescados, mariscos, frutos secos, verduras (tomate, cebolla, apio..), frutas (melocotón, kiwi, melón...), harina de trigo.

¿Si tengo alergia a un alimento, siempre que lo tome me dará reacción?

Si la alergia al alimento es muy intensa, siempre que se tome producirá reacción, pero si la alergia no es muy intensa sólo habrá reacción una de cada n veces que lo tome. Hay tres factores identificados que hacen que una alergia alimentaria se manifieste:
  

  • Hacer ejercicio después (hasta 4 horas después) del alimento en cuestión.
  • Estar muy estresado mientras come el alimento en cuestión.
  • La toma de una analgésico antinflamatorio (aspirina, ibuprofeno...) antes o después del alimento en cuestión. En los niños pequeños es muy frecuente la alergia a las proteínas de la leche y la alergia al huevo (vomitan y tienen manchas rojas alrededor de la boca o ronchas tras un biberón).
      

Así pues es frecuente ver pacientes que tienen alergia al tomate por ejemplo y que habitualmente no tienen problemas al ingerirlos y, de vez en cuando (cada 6 meses o cada año), tienen un brote intenso de urticaria con angioedema en las siguientes 4 horas a tomarlo.

alergias alimentarias

Reacciones adversas

Tras hablar de las creencias de la población, vamos a hacer una pequeña clasificación de las reacciones adversas a alimentos y aditivos alimentarios. Dichas reacciones adversas a alimentos no son siempre alérgicas y se clasifican en:

  • Reacciones tóxicas: pueden presentarse en cualquier sujeto si ingiere la cantidad suficiente, un ejemplo es la intoxicación escombroide producida por pescados azules (atún, caballa...) en mal estado, que acumulan un exceso de histamina. Produce una urticaria (ronchas) o flushing facial (calor, enrojecimiento facial) tras su ingesta, acompañada de diarrea... Esto es lo que la gente llama habitualmente "intoxicación" término que por extensión es aplicado a otras urticarias, aunque el mecanismo no sea el mismo y el alimento no esté en mal estado.
      
  • Reacciones no tóxicas: inmunológicas o por hipersensibilidad, son las propiamente alérgicas y en ellas interviene el sistema inmune, siendo suficiente pequeñas cantidades del alimento para producir los síntomas (picores, urticaria, edema de labios o párpados, náuseas, vómitos, etc.). No inmunológicas o intolerancia. En la intolerancia no interviene el sistema inmunológico, es decir no es una alergia, el ejemplo típico es la intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche), que es muy frecuente y se produce por la pérdida de una enzima intestinal encargada de digerir la lactosa, produciendo dolores o molestias digestivas y diarrea y confundiéndose muchas veces con un colon irritable.
         

Síntomas de la alergia alimentaria

Hay diferentes formas de manifestar una alergia alimentaria:
  

  • Síndrome de alergia oral o S.A.O. Consiste en picor en boca (lengua, paladar, garganta, labios a veces con algo de edema de labios), que aparece de manera inmediata tras la toma de frutas frescas o verduras frescas. Asimismo, se caracteriza por la desaparición rápida y espontánea de los síntomas. El SAO por melocotón o melón es muy frecuente en pacientes con alergia a pólenes. No suele ocurrir con las mismas frutas o verduras cocinadas.
  • A pocas horas después de la ingesta, y en cuestión de minutos, se presenta un conjunto de síntomas como picor, habones (ronchas) por parte o por todo el cuerpo, edema (hinchazón) labial, de párpados o de otras partes, nauseas-vómitos, dolor de estómago y si la reacción es muy intensa, mareos, desmayo y/o sensación de ahogo por edema de laringe o broncoespasmo.
  • La alergia al anisakis (parásito del pescado) se manifiesta como el punto anterior pero acompañado generalmente de intenso dolor de estómago, ya que el gusano intenta penetrar en la pared del estómago.
  • Algunos pacientes con alergia leve a alimentos, presentan síntomas poco específicos como malestar digestivo, digestiones pesadas, alteraciones del hábito intestinal (diarrea...), a veces con picor anal o cutáneo acompañante...
  • En los niños pequeños es muy frecuente la alergia a las proteínas de la leche y la alergia al huevo (vomitan y tienen manchas rojas alrededor de la boca o ronchas tras un biberón). En la mayoría de los casos, estas dos alergias desaparecen con los años.
      

¿Cómo se diagnostican estas alergias alimentarias?

Las alergias se diagnostican según:
  

  • La historia clínica del paciente (es importante que el paciente anote con mucho detalle lo ingerido antes de la reacción).
  • Las pruebas de alergia que se realizan en piel (prick test -prueba indolora que consiste en la escarificación o raspado de la piel- con extractos preparados por los laboratorios, o si son verduras o fruta, mejor en prikc-prick que consiste en hacer la prueba con líquido extraído de la fruta o la verdura directamente)
  • Y si es necesario también en sangre (IgE -inmunoglobulina específica-)
  • A veces es necesario hacer una provocación con el alimento sospechoso para confirmar la alergia.

Tratamiento de las alergias alimentarias

El único tratamiento posible es la evitación del alimento, cosa que dependiendo del alimento en cuestión, a veces se hace bastante complicado, por ejemplo con el huevo, por estar en pequeñas cantidades en muchos alimentos preparados, o bien porque la descripción del contenido alimentario del producto no esté lo suficientemente clara.

Especial precaución hay que tener con los alimentos procedentes de otros países y culturas diferentes al nuestro, ya que ha veces es difícil saber el contenido real. Es importante abstenerse de experimentar con alimentos desconocidos. En el caso de tener que hacer una dieta de eliminación muy amplia, se buscan alimentos sustitutivos para conseguir una dieta equilibrada. Igualmente se debe tener cuidado con el manipulado y cocinado de los alimentos.


Redactado por el Dr. Gabriel Sosa, Dpto. de Alergia del Hospital Universitario de la Zarzuela y del Sanitas Milenium Centro Médico Conde Duque.
  
    

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados