Relación entre el uso del móvil y el cáncer cerebral

No se ha establecido una relación clara entre el uso del teléfono móvil y el cáncer cerebral.

Según el mayor estudio sobre seguridad de los teléfonos móviles publicado en la revista International Journal of Epidemiology esta semana, el uso de teléfonos móviles no parece incrementar el riesgo de desarrollar cáncer cerebral en la mayoría de los usuarios.

El los últimos años se ha extendido la preocupación entre el público acerca del uso de teléfonos móviles y el riesgo de desarrollar cáncer cerebral.

El objetivo del estudio INTERPHONE fue determinar si el uso del teléfono móvil estaba relacionado con un aumento del riesgo de cáncer cerebral. El estudio estuvo coordinado por la International Agency for Research on Cancer (IARC) y contó con financiación de la industria de las telecomunicaciones.

Los investigadores analizaron datos de más de 5.000 adultos de 13 países a los que se les había diagnosticado uno de los dos tipos de cáncer cerebral (glioma y meningioma) entre 2000 y 2004.

Durante las entrevistas personales, se recopiló información detallada sobre el historial de uso de teléfonos móviles. Se solicitó a las personas con cáncer cerebral que recordaran la frecuencia con la que habían utilizado teléfonos móviles en los 10 años anteriores y, posteriormente, los resultados se compararon con los de un número similar de adultos con buena salud y de edad, sexo y procedencia similares. En el estudio no se incluyó a personas menores de 30 años.

El único dato que se está analizando y que está relacionado con el modo en el que se llevó a cabo el estudio es la posibilidad de que las personas que utilizan con mucha frecuencia el teléfono móvil (que hablan por el teléfono móvil más de media hora al día, cada día) pudieran presentar un mayor riesgo de glioma, lo que justificaría su estudio posterior.

Sin embargo, puesto que la mayoría de las personas del estudio no utilizaban el móvil de forma muy frecuente y el método se basaba en el recuerdo, los autores indicaron que “los sesgos y el error impiden una interpretación causal".

Por ejemplo, algunas de las personas con cáncer cerebral indicaron que habían utilizado el teléfono móvil durante más de 12 horas al día todos los días del año. Los autores consideraron que este nivel elevado de uso del teléfono móvil era improbable y sugirieron que la memoria de algunas de las personas podía verse alterada por su afección médica.

Dado que se trató de un estudio retrospectivo, aunque existieran datos significativos que mostraran una asociación entre el uso del teléfono móvil y el diagnóstico de cáncer cerebral, no puede demostrarse un vínculo de relación directa entre ambos.

En conclusión, no se ha demostrado que los teléfonos móviles sean seguros ni que no lo sean. Es necesario seguir investigando, especialmente en personas jóvenes que usan con mucha frecuencia el teléfono móvil.

Según el Dr. Stan Goldstein, jefe de Asesoramiento clínico, Bupa Australia: “Este estudio no modifica materialmente lo que ya sabíamos, no ha modificado las sospechas de los que ya se habían preocupado y no cambia los consejos para los usuarios de teléfonos móviles. Antes de este estudio, se consideraba razonable tomar precauciones y, después del mismo, sigue siendo sensato hacerlo.

Mi consejo para las personas es que reduzcan su exposición directa mediante el uso de las opciones del altavoz o el manos libres, y los padres deberían animar a sus hijos a hacer lo propio, además de limitar la exposición total utilizando el teléfono móvil durante menos de 30 minutos al día.”
Cita destacada

“Este estudio no modifica materialmente lo que sabemos… y no ha modificado el consejo para los usuarios de teléfonos móviles, que limiten la exposición total.” Dr. Stan Goldstein, jefe de Asesoramiento clínico, Bupa Australia

Lea el estudio

The INTERPHONE Study Group. Brain tumour risk in relation to mobile telephone use: results of the INTERPHONE international case–control study. Intl J Epidemiol 2010;1–20 doi:10.1093/ije/dyq079

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados