La anoxia

Desde el punto de vista etimológico, sería más correcto utilizar el término de hipoxia, es decir, aporte de oxígeno reducido, ya que el de anoxia implica la ausencia total de oxígeno, lo que es incompatible con la vida.
Hay diferentes tipos de anoxia según cuál sea la causa que ocasiona la falta de oxígeno:

  • Anoxia histotóxica: cuando los tejidos no son capaces de fijar el oxígeno en sus células.
  • Anoxia anóxica: si existen trastornos pulmones que reducen la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos.
  • Anoxia por estenosis: cuando se reduce la cantidad de sangre, y por tanto de oxígeno, que llega a los tejidos.
  • Anoxia anémica: el descenso de los niveles de hemoglobina hacen que no se fije en las células la cantidad necesaria de oxígeno.
Imágen sobre anoxia
  • Anoxia cerebral: se produce ante la ausencia de la función respiratoria durante muy pocos minutos. La falta de oxígeno en el cerebro hace que puedan morir las células cerebrales y causar lesiones cerebrales graves e irreversibles: parálisis cerebral, epilepsia o problemas de aprendizaje, entre otras. Las principales causas son infartos de miocardio, asfixias, obstrucciones de la vías respiratorias (atragantamiento por cuerpo extraño) o enfermedades que paralicen los músculos que intervienen en la función respiratoria.
  • Anoxia de altura: es una anoxia leve que se produce un cambio de altitud brusco y causa una sintomatología muy característica: fatiga, dolor de cabeza, vértigo, mareo y náuseas. Es muy frecuente, por ejemplo, cuando se viaja en avión a ciudades situadas a más de 3.000 metros de altura desde lugares que están al nivel del mar o altitudes bajas. Los síntomas desaparecen por sí solos después de un tiempo mínimo de aclimatación.
  • Anoxia del bebé en el parto: la falta de oxígeno del feto durante el parto puede deberse a diferentes causas:
  • Sufrimiento fetal previo al parto.
  • Cordón umbilical enroscado en torno al cuello.
  • Analgesia o anestesia de la madre para el parto.

La falta de oxígeno puede llegar a paralizar los pulmones y el corazón del neonato poniendo en grave riesgo su vida si no se actúa con rapidez. La anoxia durante el nacimiento puede favorecer que el niño sufra algunas enfermedades: alergias, asma, epilepsia, problemas de aprendizaje, depresión, ataques de pánico, fobias, psicosis, etc.

La anoxia no suele tener un tratamiento directo, aunque en algunos casos (accidentes, traumatismos, asfixia, etc.) será necesario el uso mascarillas de oxígeno para favorecer la llegada de oxígeno a los tejidos y normalizar la respiración. No obstante, en casos de que el episodio de anoxia deje secuelas habrá que abordar el tratamiento de las mismas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.