Formación de los dientes del bebé

Poca gente sabe que habitualmente los primeros dientes del bebé empiezan a erupcionar a los cuatro meses de edad, pero la primera dentición comienza formarse tras las seis primeras semanas de embarazo. Y ésta es la razón de que algunos niños puedan tener ya algún diente en el momento de nacer, lo que no es frecuente. Igualmente, la formación de los dientes permanentes se inicia durante la gestación, poco antes del parto, de tal manera que empujan a los dientes de leche hasta que estos rompen la encía y alcanzan su tamaño normal fuera de ella. Los definitivos finalizan su formación hacia el tercer años de vida.

El feto extrae el calcio necesario para la formación de los dientes de las reservas de este mineral que tiene la madre en su organismo, siempre y cuando se alimente correctamente durante todo el embarazo. Los suplementos vitamínicos que se prescribe a las mujeres gestantes garantizan las reservas suficientes para cumplir con este objetivo.

Del mismo modo, cualquier problema de salud de la madre puede afectar a la dentición. De hecho, algunos medicamentos que puedan ser administrados a la mujer gestante a causa de determinadas enfermedades pueden originar alteraciones en los dientes del bebé e incluso que éstos se presentes manchas al salir.

Asimismo, está demostrado que los niños que nacen de forma prematura o con bajo peso son más proclives que los que nacen a término de presentar un deterioro del esmalte dental. Fumar durante el embarazo, por ejemplo, es una de las causas más frecuentes de parto prematuro y de niños con bajo peso en el momento de nacer.

En el caso de los dientes definitivos, algunas enfermedades y los medicamentos que se utilizan para su tratamiento también pueden afectar a la formación del esmalte.  

     formación de los dientes del bebé    

Retraso en la formación de dientes del bebé

Aunque el proceso puede variar en cada niño, lo normal es que los primeros dientes, los incisivos inferiores empiecen a salir a los cinco meses de edad y los últimos, los segundos molares inferiores y superiores entre los 24 y 30 meses. 

Sin embargo, existen algunas patologías que pueden afectar no sólo a la forma y el color de los dientes, sino también a que se produzca un retraso en su salida e incluso no lleguen a hacerlo. Entre ellas figuran las siguientes:
  

  • Síndrome de Down.
  • Síndrome de Apert (una enfermedad hereditaria que afecta a la estructura craneal).
  • Hipotiroidismo.
  • Hipoparatiroidismo.
  • Displasia ectodérmica (una afección que causa un desarrollo anómalo de la piel, los dientes, las uñas y las glándulas sudoríparas).
  • Progeria (una enfermedad genética que causa un proceso de envejecimiento muy rápido).
  • Disostosis cleidocraneal (enfermedad hereditaria que afecta al desarrollo normal de los huesos de la cabeza).
      

Lo habitual es que el retraso en la salida de los dientes o la ausencia de alguno de ellos sea un síntoma más de cualquiera de estas enfermedades, por lo que no es complicado el diagnóstico. No obstante, si a los nueve meses de edad a un bebé no le ha salido ningún diente debe consultarse con un especialista.

Un bebé que presente retraso o ausencia en la formación de los dientes puede tener otros signos y síntomas que definen un síndrome o afección específica.

Con frecuencia no hay necesidad de realizar exámenes diagnósticos. La mayoría de las veces, el retraso en la formación de la dentición es un hallazgo normal. Algunas veces, se necesitan radiografías dentales.
  


       

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO 
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados