Beneficios de los masajes anticelulíticos

En medicina estética existen múltiples opciones para el tratamiento de la celulitis:

Sin embargo, en casa o en manos de un profesional, el masaje anticelulítico no ha perdido terreno, ni mucho menos, frente a la aparatología que invade el mundo de la estética. Su función fundamental es:

  • Abrir los poros.
  • Movilizar el sistema linfático.
  • Romper la grasa.
  • Facilitar la penetración de los productos cosméticos que se utilizan.

El primer punto importante para el masaje anticelulítico es elegir correctamente la crema anticelulítica que se va a utilizar. En el mercado hay muchas, pero solo un 10% de ellas tienen una eficacia demostrada. Lo mejor es consultar con un experto.

El siguiente paso es la constancia: un masaje anticelulítico diario en casa realizado correctamente antes, durante y después de la ducha. Y acompañar esta acción con una alimentación sana y un poco de ejercicio. El masaje en casa comienza antes de la ducha, con una manopla de crin, realizando movimientos suaves y circulares desde los pies hasta las caderas. Hay que activar los ganglios situados en los tobillos, el interior de la rodilla y del muslo junto a la ingle. Sin quitarse el guante de crin, ya en la ducha, hay que masajear los muslos y la parte inferior de la cadera. Así se estimula la circulación y se eliminan células muertas.

Masaje anticelulítico

Al salir de la ducha es cuando se aplica la crema anticelulítica con la mano y luego se amasa la piel con celulitis como si se tratase de la masa para un bizcocho. Después hay que pellizcar la piel manteniendo durante unos instantes la piel presionada, para finalizar con un masaje suave y circular con la palma de la mano hasta que la crema se haya absorbido completamente.

Si el masaje anticelulítico casero no surte los efectos deseados, siempre queda la posibilidad de recurrir a profesionales que ofrecen varios tipos de masajes anticelulíticos, aunque los más frecuentes son el drenante y el que se realiza para eliminar la piel de naranja. El primero tiene como objetivo movilizar los líquidos apresados entre la grasa hacia los ganglios, lo que facilita que la piel se alise y gane firmeza, con una pérdida de volumen que puede hacerse visible incluso en la primera sesión. El segundo es para romper las bolsas de grasa y descompactarlas. Puede llegar a ser doloroso, pero es eficaz. También es recomendable un masaje de drenaje linfático, para facilitar la eliminación de líquidos y toxinas.

Los expertos recomiendan entre cinco y seis sesiones de masaje anticelulítico: dos la primera semana y el resto a razón de uno a la semana.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.