Eliminar tatuajes: las dudas más frecuentes

Sí. Los tatuajes se pueden borrar. Ésta es la primera y principal duda que frena a muchas personas a la hora de acudir a un centro especializado para eliminar el tatuaje que se hizo hace unos años y que ahora ya no le gusta o del que se avergüenza. De hecho, al cabo de cinco años el 60% de los que se han hecho un tatuaje se arrepienten de ello y les gustaría borrarlo. 

La buena noticia es que se puede hacer utilizando un láser pulsante que se pasa sobre el dibujo y que actúa exclusivamente sobre las partículas de tinta, fragmentándolas en otras de tamaño inferior que luego son eliminadas a través del sistema linfático. No obstante existen limitaciones relacionadas con el color del pigmentos, ya que el amarillo, el verde, el blanco o el rojo son más difíciles de eliminar.

La siguiente duda más frecuente se refiere a los resultados y especialmente a su visibilidad. Se pueden apreciar desde el momento en que finaliza la sesión, pero el resultado definitivo se podrá apreciar al cabo de aproximadamente 25 días, que es el tiempo que el organismo tarda en eliminar las partículas de tinta.

También hay quien teme a que sea un procedimiento doloroso, aunque deben saber que el dolor se reduce a la categoría de molestia (el equivalente a un ligero pinchazo con una aguja fina por cada pulso de láser) y que siempre se puede aplicar una crema anestésica para reducirla al máximo. También hay que considerar el hecho de que mientras dura el proceso se aplica frío sobre la piel, lo que minimiza las molestias.

eliminación de tatuaje con láser dudas

El número de sesiones y su duración depende del tamaño del tatuaje, de hace cuánto tiempo que se ha realizado, de los colores que se han utilizado, de la técnica y de la profundidad hasta la que llegan los pigmentos en la piel. Poniendo como referencia un tatuaje que ocupe una superficie de cien centímetros cuadrados, se necesitarán entre 5 y 8 sesiones de unos 20 minutos de duración. La única pega es que entre cada una de ellas habrá que dejar pasar de 5 a 6 semanas.

Otra de las dudas más importantes se refiere a si al eliminar el tatuaje quedarán cicatrices. Normalmente esto no ocurre, toda vez que la piel haya acabado de cicatrizar convenientemente y se hayan seguido las recomendaciones del especialista que ha realizado el tratamiento. Si se produce algún tipo de herida o costra, habrá que aplicar una crema antiséptica y antiinflamatoria durante al menos una semana, evitar exponer al sol la zona de la piel tratada durante 15-20 días y evitar acercarla a fuentes de calor.

De este modo no quedan cicatrices, salvo que ya las hubiera con anterioridad al tratamiento. Lo que sí hay que decir es que en algunas ocasiones puede haber una diferencia de pigmentación de la piel con relación al resto de la misma.

Y la última duda se refiere a los reincidentes, en concreto en relación a la posibilidad de realizarse un nuevo tatuaje en el mismo lugar en el que estaba el anterior. La respuesta es que sí, siempre y cuando se sigan las indicaciones del especialista y haya pasado un tiempo prudencial con el fin de que el proceso de cicatrización de la piel haya finalizado.         

    
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.