Las aplicaciones del ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia cuya función en el organismo es la de llenar los espacios existentes entre distintas fibras y que se pierde en la medida que avanza la edad, facilitando la aparición de arrugas. De ahí que en la actualidad tanto la cosmética como la medicina estética hayan adoptado el ácido hialurónicio como el sucesor natural del colágeno, ya que sus efectos son más duraderos y provoca menos reacciones alérgicas.

Aplicación ácido hialurónico


En medicina estética el ácido hialurónico sintético se utiliza para infiltraciones con las que se rellenan las arrugas, devolviendo el aspecto terso a las zonas de la piel en las que se aplica. Este producto es biodegradable y tiene dos presentaciones, una fluida y otra más densa, variando la duración de los resultados del tratamiento de los tres meses, en el caso de la primera, a los 6-9 meses con la segunda. Se utiliza para la eliminación de las arrugas del entrecejo, las comisuras de la boca, el contorno de los labios, las patas de gallo y la frente.

El ácido hialurónico se inyecta en la piel mediante una jeringuilla muy fina. Generalmente no se requiere anestesia local, aunque en ocasiones ésta se puede utilizar, dependiendo de las zonas en las que se aplica. La infiltración se suele efectuar sobre el surco de la arruga. Los efectos son inmediatos y el proceso no deja ningún tipo de cicatriz, aunque una vez realizado el tratamiento puede producirse un enrojecimiento de la piel e incluso aparecer algún edema, que desaparecen al cabo de uno o dos días. No obstante, como precaución deben evitarse las temperaturas extremas en los diez días siguientes.

Las contraindicaciones a las infiltraciones del ácido hialurónico son pocas: diabetes y enfermedades cutáneas y autoinmunes.

Antes de someterse a un tratamiento de ácido hialurónico es muy importante asegurarse de que el médico que lo realice esté cualificado para ello.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.