Érase una vez... La alimentación IV

Los molinos de viento y los molinos de agua, fueron el primer paso industrial para moler los cereales y hacer harina. Y la harina es la materia prima de la pasta, el pan, bollería, pastelería... hasta de churros y porras.

El primer pan conocido se lo debemos a los sumerios y a los egipcios, unos 3000 años antes de nacer Jesucristo. Los egipcios tenían hornos de pan y más de 50 diferentes clases con sabores y especias diferentes.

Panes variados, maiz y trigo

En España hubo un tiempo en que el pan se dividía en dos grupos: "blanco y negro". Pan blanco, hecho con harina refinada de trigo, era reservado para los ricos de las ciudades y de los pueblos. El pan negro, mezcla de trigo sin refinar (integral) y de centeno o el amarillento pan de maíz, lo utilizaban los pobres de los pueblos y las ciudades, muchas veces único alimento con agua, aceite y tocino.

Sin embargo, el pan de pueblo comenzó a ser un atractivo emblema de la imaginación: agua, harina integral, levadura, formas y sabores diversos, al horno y... al mercado; diferentes y frescos todos los días. Hoy día podemos asegurar que es más sano que el pan blanco. El pan, una fuente potente de energía, si no lo gastamos con actividad física y comemos bastante engorda bastante.

Cuatro extranjeros cargados de almidón llegaron a Europa con los conquistadores españoles que regresaban de América del Sur: el maíz y la patata, con sus primos hermanos, las dulces batatas y boniatos.

El maíz se desarrolló principalmente en Galicia y dio lugar al sabroso pan de maíz, horneado con hojas de castaño. ¡Riquísimo!

El pan de centeno es originario de Asia y es muy rico en fibra y minerales. Muy bueno contra el estreñimiento.

La patata -en principio poco aceptada- salvó muchas vidas en las épocas calamitosas de toda Europa, cuando no había pan. En los países andinos -Bolivia, por ejemplo- existen más de 400 variedades de patatas. Cocidas, asadas, fritas, en puré, chips... las patatas son una compañía extraordinaria que sustituye el pan, la pasta o el arroz.

Un alimento tan nutritivo no pasó inadvertido -doscientos años más tarde de que los españoles lo trajeran a Europa- a un gran personaje: El "Rey Sol" Luis XIV de Francia, que incluso se paseaba con una flor de patata en la solapa de sus casacas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.